Lilu no quiere estar sola

Como muchos sabéis Lilu nació con la intención de contar una historia, su historia. No es nada espectacular, no será llevada a los cines y muy probablemente no cambiará la vida de ninguna persona, pero tampoco es eso lo que busca. Lo que Lilu quiere es que esa historia cambie la vida de un perro, y si son más pues mejor que mejor. Porque ella que lo ha conseguido sabe la enorme diferencia que hay entre estar sola y tener una familia.

Lo malo es que Lilu no es muy buena con el teclado, y al final siempre tiene que esperar a que Manoli o yo, Marina, podamos poner forma a todo lo que ella tiene que contar. Por desgracia nuestro tiempo, como el de todos, se escapa imparable entre los dedos de nuestras manos y rara vez tenemos ocasión de conservar los granitos necesarios para ponernos a ello.

Pero para eso esta el verano. Porque el verano es ese tiempo que se llena de promesas futuras a lo largo del año, que se presenta como el oasis donde podremos llevar a cabo todos esos proyectos que la rutina, las urgencias y los atascos nos impiden realizar.

Y la historia de Lilu esperaba esta tierra prometida.

Nos ponemos a ello, con teclados, lápices, colores y dolores de cabeza, ilusionadas y felices al ver llegar el momento. Os queremos con nosotras en el proceso así que no dejaremos de informaros.

¡Comenzamos!

Publicado hace 9 meses con 2 notas

image

image

image

image

image

image

Publicado hace 10 meses con 6 notas

A veces cuando paseo con Lilu algún niño se acerca a hablar con nosotras. Los niños tienen la suerte de poder observar sin ningún disimulo aquello que les llame su atención. Algunos me preguntan si pueden acariciarla, otros cuántos años tiene, cómo se llama… Pero muchos, muchos de ellos preguntan de qué raza es. Me resulta bastante extraño porque no recuerdo que cuando yo era una niña me interesase mucho ese dato, lo que más me ha preocupado siempre ha sido saber cómo se llamaba el perro y si podía abrazarlo con todas mis fuerzas.

Yo siempre les respondo que no tiene raza, que es una perra mestiza, y algunos ponen cara de asombro porque no parecen entender lo que significa. Algunos me replican que entonces es un chucho. No me gusta mucho esa expresión, tiene cierta connotación negativa desagradable, pero sí, les digo que en realidad sí, es un chucho. Y uno en concreto me dijo: ¿y tienes un chucho porque no tenías dinero para comprarte uno de raza?

Me dejó a cuadros. Escuchar eso de boca de un niño fue muy impactante para mí ¿Qué le habían enseñado a ese niño? ¿Y qué era un perro para él? Me di cuenta de que para muchos de esos niños los perros son como los coches o las zapatillas deportivas, algo inconcebible sin su marca. Había algo realmente perverso en educar a un niño de esa manera, en enseñarle a valorar a un ser vivo en términos monetarios. Fue esa pregunta la que me llevó a escribir en este blog, con el expreso deseo de compartir la gratificante historia de adoptar a una perra mestiza adulta.

Lilu no fue comprada, no es una perra de raza y no era un cachorro cuando llegó a mi vida, y sé que todas esas peculiaridades pueden llegar a ser obstáculos para muchos perros en su búsqueda de un hogar… Sin embargo yo no tengo más que cosas bonitas que decir de toda esta experiencia.

No voy a contar toda la retahíla de bondades de adoptar un perro mestizo, podéis ver los datos objetivos en cualquier sitio, sólo voy a decir que Lilu me hace inmensamente feliz cada día que comparte conmigo, y eso no tiene precio.

 

image
Publicado hace 10 meses con 16 notas

Publicado hace 11 meses con 5 notas

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Publicado hace 11 meses con 13 notas

Hay gestos que despiertan en nosotros una simpatía inmediata, espontánea y realmente profunda. A veces son cosas muy tontas, o que pueden parecer muy tontas. Puede surgir al ver a alguien tarareando una canción de camino al trabajo, leyendo un buen libro en el metro, cediendo su asiento a quien más lo necesita en el autobús, y puede ser ,como me ocurre siempre a mí, cuando ves que una persona sonríe al cruzarse con cualquier perro.

image
Publicado hace 11 meses con 14 notas

Algunas historias deben ser contadas, algunos seres merecen que su existencia no queden en el olvido, que haya alguien que les llore cuando ya no estén y que sonrían ante su recuerdo. Y aunque Hugo no tuvo la suerte que merecía, al final de sus días, cuando todo parecía perdido, su vida dio un giro inesperado.

Tuvo cariño, tuvo manos que le rascaban detrás de las orejas, y ojos que le miraban con ternura, tuvo tardes de veterinario (aunque él no llegó a entender que eso también era algo bueno), y una cama blandita, y amigos, muchos amigos. Y todo eso se debió a que una persona no fue indiferente a su presencia, una sola persona, que hizo todo aquello que no todos hacen. Que se acercó mientras caminaba exhausto por una cuneta, que le dio agua cuando estaba sediento, que le abrazó cuando estaba solo, y que nos pidió a todos que le viésemos, que ayudásemos, que le diésemos el lugar que le correspondía.

Hugo estaba enfermo, y no tuvo el tiempo necesario para ver cumplidos todos sus sueños, pero era un buen perro y sabía apreciar todas las cosas buenas que de repente le ocurrieron. Hugo se ha ido y ha dejado un enorme vacío, pero no lo ha hecho sin dejar huella. Ojalá todos tuvieran esa enorme suerte, y ojalá ese detalle consuele a los que lo echarán siempre de menos.

image

Publicado hace 1 año con 2 notas

A Lilu le gusta estar en casa. Le gusta salir al parque, pero le gusta más aún volver a casa, le gusta ir a visitar a los amigos, a su primos Enzo, Kika y Funky, pero entonces echa de menos su sofá y a sus hermanos gatunos, y aunque le gusta vivir aventuras como fines de semana en la playa, recorridos por bosques misteriosos o fiestas en la piscina, lo que más le gusta de todo eso es volver a casa.

Y aunque algunas persona puedan pensar que eso es algo negativo yo no puedo dejar de enternecerme cada vez que mueve la cola feliz y contenta mientras giro la llave de la puerta. Para alguien que sabe lo que es vivir sin un hogar, dormir en la calle, mojarse cuando llueve, estar sedienta en verano, y sola, día tras día, tener esas cuatro paredes, tener ese lugar donde puedes dormir a pierna suelta, donde no tienes nada que temer ni nada que echar en falta, es tener el paraiso.

Lilu sería muy feliz si pudiese conseguir unos chapines colorados mágicos, porque no hay nada como estar en casa.

image

Publicado hace 1 año con 3 notas

A Lilu le encanta la lluvia. Es algo que realmente me alucina. Cuando lleva varios días lloviendo y no puede ir al parque a jugar a la pelota o a dar largos paseos se enfurruña un poco, se pone tristona y me mira como si la hubiese castigado sin motivo…

 

image

 

Pero la lluvia en sí, mojarse, meterse en los charcos, llenarse de barro, correr para refugiarnos, secarse con una toalla al llegar a casa, son placeres celestiales para ella.

image

image

image

 

Sin embargo hay una cosa que no le gusta nada de toda la experiencia de los días de lluvia: los secadores de pelo.

image


Los secadores de pelo para Lilu son el mal.

Publicado hace 1 año con 3 notas
Anónimo: Hola! yo soy de esas locas que se para con todos los perros que se cruza en su camino. También soy una loca (fan) de las ilustraciones de Manoli, así que cuando desde que he descubierto esto he dado como tres volteretas laterales, ya estoy pensando en encargar una acuarela de mi fiera y ando devorando posts!! Es una iniciativa preciosa ;);) Un beso! (otra) Marina

¡Hola Marina!
Muchísimas gracias por tus palabras :_) ¡nos encanta que devores posts y damos volteretas laterales contigo de felicidad! estaré encantada de dibujar a tu fiera, ¡por supuesto! :D
Marina y yo te mandamos un abrazo gigante gigante.
Y Lilu también.
¡Yuhu!

Publicado hace 1 año con 0 notas